Carrera Lunar: ¿Fuimos a la Luna?

“Nunca fuimos a la Luna”.

Esta es la afirmación sin pruebas que siembran aquellos negacionistas en las mentes del público en general, con fines económicos o simplemente por llevar la contraria, fruto de sus desvaríos mentales, esquizofrenias, poca capacidad de razonamiento y poca o nula cultura científica, técnica y general.

Bill Kaysing, escribió un libro titulado “Nunca fuimos a la Luna”, donde afirma esto  basado en las supuestas observaciones que realizó cuando trabajó en Rocketdyne durante el desarrollo de los motores del Apolo 1, él afirma en su libro que los accidentes sufridos a lo largo de la carrera espacial norteamericana se daban para eliminar testigos que estaban decididos a contar secretos de la NASA y la Administración estatal. En concreto él afirma que el incendio del Apolo 1 fué para encubrir un triple asesinato, el de los astronautas de dicha misión, sin pruebas.

Además de los astronautas, también afirma que fué un homicidio la muerte de un inspector de control de calidad de la North American Aviation llamado  Thomas Ronald Baron, afirmación que hizo frente al Congreso estadounidense en una audiencia sobre el incendio del Apolo 1.

Si bien con el tiempo se encontró un informe de 50 páginas sobre las irregularidades que Baron encontró en el desarrollo del programa Apolo 1, esto no justifica que la muerte del mismo (en un accidente cuando su auto fué embestido por un tren, probablemente intentando futilmente sacarlo de las vias, situación que ocurre con frecuencia), ni la de los astronautas sea una conspiración, es que, es absurdo afirmar que para matar a 3 astronautas (plenamente cualificados con grandes inversiones de esfuerzo, tiempo, adaptación física y dinero, lo cual los hace imprescindibles) se requiera incendiar y destruír una cápsula espacial que compone el grueso del soporte material de la misión. Es como tirar millones de dinero a un fuego.

Más adelante afirma lo siguiente (que se convierte en los argumentos de credo de los negacionistas de los viajes a la Luna):

– La NASA carecía de los recursos técnicos para colocar un hombre en la Luna y hacerlo regresar sano y salvo a la Tierra.

– La ausencia de un cráter debajo del motor del LEM tal como lo mostraban los dibujos artísticos publicados por la NASA un tiempo antes del alunizaje.

– La ausencia de polvo lunar levantado por el motor de descenso del LEM sobre las patas del mismo, al cual las fotos de Apolo 11 muestran inmaculado, a pesar que el vídeo del descenso de esa misión muestra una gran cantidad de polvo levantado por el motor.

– “Inexplicables” anomalías ópticas en las fotografías tomadas en la Luna.

– La ausencia de estrellas en las fotos desde la superficie lunar.

– Su convicción de negacionista, pues para él, tal empresa es imposible.

– La arremetida que toma contra Buzz Aldrin al afirmar que lo obligaron a mentir durante su trabajo en el proyecto Apolo ( sin evidencias de ello), tras leer su autobiografía.

A partir de ese “credo” se empezó a tejer toda esa maraña de mentiras conocidas que pululan en la web, donde se retocan fotos, se sacan de contexto datos reales y se acomodan a los intereses del charlatán del momento y se pronuncian sendas persecusiones del gobierno contra sus cabezas. Tan perseguidos estos pobres diablos que no se toman la molestia de huír de sus persecutores y en cambio, hacen mucho dinero dando charlas, vendiendo libros basura y toda clase de artículos souvenirs, reuniones grupales, foros, etc.

“Sí fuimos a la Luna”

Pero para contrarrestar tales afirmaciones existe evidencia visual y científica. A finales de la década del 2000, la sonda espacial Lunar Reconnaissance Orbiter fotografió la zona donde se encuentran los lugares del alunizaje, huellas de astronautas, restos de módulos lunares, todo en alta resolución, que pueden consultar aquí con su respectiva explicación una a una:

NASA Spacecraft Images Offer Sharper Views of Apollo Landing Sites

http://www.nasa.gov/mission_pages/LRO/news/apollo-sites.html

http://lroc.sese.asu.edu/news/index.php?/archives/620-Question-Answered!.html

– También están los 385 kilogramos de roca lunar traídos por las misiones Apolo, imposible de falsificarlas.

– Los reflectores laser dejados en su superficie con los cuales se mide la distancia que existe de la Tierra a la Luna, la cual se incrementa pulgada y media cada año.

– La Unión Soviética se habría manifestado en contra y lo habría desmentido todo, con tal de ganar ventaja a su rival inmediato, cosa que nunca sucedió.

– Los análisis detallados de las fotografías, videos, seguimiento de los radiotelescopios, la prueba de la “Teoría de Galileo in Situ”, y demás evidencia documentada.

Mas Info con evidencia documental, fotográfica y audiovisual:

http://es.wikipedia.org/wiki/Acusaciones_de_falsificaci%C3%B3n_en_los_alunizajes_del_Programa_Apolo

Análisis de imagenes, debates, respuesta a argumentos conspiracionistas,  (sobretodo la típica del polvo lunar y el hueco del motor del ascenso), informes y pruebas en video:

http://losviajesalalunanofueronfalsos.blogspot.mx/p/blog-page.html

Blog de astronomía básica y avanzada para aficionados:

http://www.austrinus.com/index.php?option=com_content&view=article&id=347

Todo este cuento del falso alunizaje cobró más fuerza cuando Peter Hyams filmó Capricornio Uno, una película de ficción donde se muestra a una NASA conspiradora falsificando un viaje a Marte en un set de filmación. La Sociedad de la Tierra Plana y el escritor Andrew Chaikin también se manifestaron contra la veracidad de los viajes a la Luna (tremendos exponentes)… Sobretodo dicha zoociedad que como primera prueba declaraba que lo que las fotos mostraban (la Tierra vista desde la Luna), no se ajustaba a su creencia de que la Tierra “es” plana.

Tras estos hechos, la NASA poco a prestado atención y no se ha molestado en demostrar públicamente que tales afirmaciones son falsas, ellos en su momento (2002) encargaron a James Oberg un libro donde se refutaran las afirmaciones de una conspiración, libro que al parecer aún no se ha publicado aunque ya está terminado. James pertenece al reconocido CSI (CSICOP) y al Skeptical Inquirer.

Info  http://es.wikipedia.org/wiki/James_Oberg

En fin, las pruebas de que fuimos a la Luna son más poderosas que cualquier afirmación gratuíta y sin evidencia, que solo busca atrapar incautos para sus fines, cualesquiera que tengan. Nunca podrán superar a la evidencia ni a la razón humana y tendrán que conformarse con los tantos desubicados que creen en ellos, ellos los frustrados y mentirosos charlatanes negacionistas de los viajes a la Luna durante la Carrera Espacial.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s